Siervo de Dios

Doroteo Hernández Vera


Sacerdote y fundador del Instituto Secular Cruzada Evangélica

Es ese grano de trigo que ha caído en el surco y que ha muerto, precisamente para producir vida.

Le doy gracias al Señor y le pido que, a ejemplo de él, puesto que tan cerca he estado, trate yo de responder lo mejor posible. Son momentos en los que ese compromiso sacerdotal se hace de una manera más palpable, más visible, compromiso real y signo que es el Señor el que ha asumido nuestras vidas, que es el Señor el que ha dado sentido a toda nuestra entrega.

Es el Señor el que nos va a recibir, como le va a recibir a él,

con ese abrazo definitivo«Fuiste fiel en lo poco. Ven, entra en el gozo de tu Señor».

 

Don Pablo Peréz Rodrigo, confesor del Siervo de Dios durante su larga enfermedad 

Coslada, madrugada del día 1 de Noviembre de 1991